La FAO recomienda el uso de insectos como alimento