¡Gracias Québec!

No me queda más que expresar mi agradecimiento a todo lo que en Québec aprendí y conocí.

Gracias a la Oficina Quebec-Américas para la Juventud por toda la ayuda brindada, la beca que me ofrecieron y la guía en Québec y por supuesto a Marie-Helene por toda su paciencia y ayuda.

Gracias a los miembros del Centro de Estudios Interamericanos de la Universidad de Laval, Nicolas et Isabelle, por la dedicación, el tiempo, la organización y excelente espacio académico que crearon para todos los participantes de la Escuela de Verano.

Gracias a las inolvidables personas con las que compartí en el viaje, de todas partes del mundo: Uruguay, Perú, Colombia, Argentina, Francia, Canadá, Bulgaria, Holanda, entre otros, por todo lo que pude aprender de ellos, sus comentarios, su tiempo y sus vivencias.

Y por supuesto, gracias a todas las personas que hicieron posible mi participación en la Escuela de Verano, que con su apoyo pude asistir y traer todos estos nuevos conocimientos a mi país.

A todos: gracias.